Geek the Planet


Published on mayo 27th, 2013 | by Angelfire

Impresoras 3D, ¿qué son?, ¿cómo funcionan?

El boom de las impresoras 3D ha venido en alza, desde hace algunos meses son muchas las noticias que se escuchan a diario al respecto, algunas que parecen sacadas de una novela de ciencia ficción.

Es el caso de Kaiba Gionfriddo, un bebé que nació con un defecto en su tráquea, no dejaba pasar oxígeno a sus pulmones. Los médicos encargados del pequeño tomaron la decisión de usar una impresora 3D para imprimir (valga la redundancia) un tubo para su traquea, este tubo creado con un plástico especial (les quedo debiendo el tipo y material del plástico) será asimilado en 3 años por el cuerpo y no tendrá que pasar por más operaciones…

¿Qué es una impresora 3D?

Una impresora 3D es un dispositivo capaz de generar un objeto sólido tridimensional mediante (y ahí radica la principal diferencia con los sistemas de producción tradicionales) la adición de material. Los métodos de producción tradicionales son sustractivos, es decir, generan formas a partir de la eliminación de exceso de material. Las impresoras 3D se basan en modelos 3D para definir qué se va a imprimir. Un modelo no es si no la representación digital de lo que vamos a imprimir mediante algún software de modelado. Por dar un ejemplo de lo anterior, con una impresora 3D podríamos generar una cuchara, o cualquier otro objeto que podamos imaginar, usando tan solo la cantidad estrictamente necesaria de material, y para hacerlo deberemos tener la representación del objeto en un formato de modelo 3D reconocible para la impresora.

Los materiales que actualmente pueden utilizarse para ‘imprimir’ son variados y lo cierto es que influyen bastante en el coste de la impresora. Cualquier impresora de bajo coste suele funcionar con termoplásticos como el PLA o ABS. Pero nos encontramos impresoras capaces de trabajar con metal, fotopolímeros o resina líquida, aunque resultan prohibitivas para entornos no industriales.

¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Las impresoras 3D no imprimen, construyen. No esparcen tinta sobre papel, van acumulando material capa tras capa hasta formar objetos. El proceso, conocido también como manufactura por adición, puede durar días enteros.

El primer paso es dibujar el objeto. Quienes no tengan esa habilidad pueden elegir figuras prediseñadas. Los planos tienen que ser tridimensionales, por lo que se necesita de un software especial.

El siguiente paso es trasladar ese diseño y convertirlo en un objeto. Existen diversas compañías que ofrecen el servicio de “impresión”. Basta con cargar el archivo .STL (que significa Lenguaje de Mosaico Estándar por sus siglas en inglés) y elegir el material. Hasta ahora se ha usado plástico, papel, chocolate y células vivas.

El proceso es de adición de capas de manera sucesiva y cada capa mide cerca de 0.1 milímetros; Por ello, una pieza puede llevar varias horas o días para estar lista. La traquea de Kaiba Gionfriddo tardó un día entero en construirse.

Youtube está minado de curiosos ejemplos, el más reciente y extraño es de impresoras 3D de alimentos, sin contar el caso de Kaiba….

Visto en: 3D impresoras

Animal político

Tags: , , , ,


About the Author

Systems Engineering, Computer Systems Specialist, Social Engineering Specialist. Social Media Analyzer. Usability and SEO enthusiasm (Este es mi perfil de Twitter...)



Comments are closed.

Back to Top ↑